El TSJC ve vínculo laboral entre clubs y prostitutas

Club con prostituciónUna sentencia de la sala de lo social aprecia la relación de subordinación y retribución de las chicas en un local de alterne

Antoni López – Barcelona.- La actividad de alterne de las trabajadoras en los establecimientos de prostitución implica una relación laboral con la empresa y, en consecuencia, obligaciones en el ámbito social y fiscal, según declara una sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) en relación con 20 extranjeras sin permiso de trabajo que ejercían en un local de Cunit.

La prostitución no oculta que también se produce una actividad lícita de compañía, razona el fallo

En el 2006 la Inspección de Trabajo visitó el club Brigitte y demandó a la empresa por dar ocupación a 22 extranjeros: un camarero, una limpiadora y 20 camareras de alterne. Sin embargo, el juzgado social número 2 de Tarragona dictaminó que sólo la limpiadora y el camarero mantenían relación laboral con la sociedad Dos más tres cinco SL,en tanto el vínculo no afectaba a las prostitutas por el hecho de que la prostitución es una actividad ilegal.

Una sentencia de la sala de lo social del TSJC, en respuesta a un recurso de la Subdelegación del Gobierno en Tarragona, desbarata este argumento y declara la existencia de relación laboral de todas las mujeres con la empresa gestora del club. "Queda establecida en los hechos probados de forma indiscutible la subordinación, alienidad, dependencia y retribución de la actividad de las chicas a disposición de los clientes en el club explotado por la empresa demandada, pues las mismas acompañaban a los clientes que se querían relacionar con ellas, percibiendo como salario en forma de comisión el 50% del precio de las bebidas que les eran servidas en el establecimiento, estaban sujetas a horario fijado por el establecimiento, residían fuera del mismo, gozaban de un día de fiesta semanal pero que no podía ser ni sábado ni domingo, no tenían autonomía para aceptar o no la relación con los clientes y estaban sometidas a las indicaciones y normas establecidas por el club", indica el fallo. Los magistrados razonan que el hecho de que se produjera prostitución no oculta que también se realizaban actividades lícitas de alterne o compañía que originan la relación laboral. "Lo contrario sería añadir a la indeseable explotación del propio cuerpo, contraria a la dignidad de la persona (…), la inhibición de las normas de protección laboral de personas que llevaban a cabo de forma clara y diáfana un actividad de prestación lícita de servicios.

La sentencia deplora que las chicas ( "extranjeras sin permiso de trabajo ni de residencia, alguna de ellas del todo indocumentada y muchas de edad muy joven") rindieran "incomprensibles beneficios" a quienes "consiguen sus ganancias con costes muy inferiores a los que tendrían si observaran la normativa laboral, fiscal y de seguro social".

La resolución indica que las prostitutas tienen muchas veces "limitada su libertad real por situaciones sociales y culturales extremas", y proclama que sus servicios de carácter laboral no pueden mantenerse al margen de sus consecuencias en el ámbito social y fiscal, lo cual, afirma, "situaría a los trabajadores prostituidos absolutamente fuera de la protección del sistema social y por lo tanto en una situación de mayor desventaja".

El expediente abierto por la Inspección de Trabajo proponía una sanción de 132.460 euros para la empresa del club Brigitte. Las veinte chicas que allí ejercían son exclusivamente de procedencia sudamericana y de países del Este de Europa.

La Vanguardia (7.10.2008)

Sé el primero en comentar en «El TSJC ve vínculo laboral entre clubs y prostitutas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »