Esquerralización de la política catalana

Nacionalistas, rascistas... Hay tendencia desde la lejanía de la política catalana a minusvalorar las chorradas pintorescas del racista cultural de turno, dígase Luís Suñé, concejal de ICV-EUiA del ayuntamiento de Torredembarra y cabeza de lista por Tarragona, que colgó en su blog una campaña bajo el título SOS Extemadura needs you. Apadrina a un niño extremeño por 1.000 € al mes; o dígase Joan Puig, ex diputado de ERC que ha insultado a los extremeños con eso de "malnacidos". La ocasión para el improperio es la misma, el expolio de Cataluña por España a propósito de las balanzas fiscales. Dos tipos de izquierdas defendiendo políticas reaccionarias de una derecha preliberal que ni siquiera la de hoy se atrevería a insinuar.

No se crean, sin embargo, que tales salidas de tono carecen de seguidores. Más de los que se pudieran pensar hay hoy en Cataluña. No lo dirán, pero sus idearios políticos legislan, negocian y actúan en educado lo que estos brutos se han permitido escenificar en bruto. Cada día. Y no de ahora, de hace mucho, y no simples subalternos, sino representantes de partidos políticos.

Decía el Secretario General de ERC Angel Colom el 10 de septiembre de 1993 a propósito de la cesión de 15 % de IRPF: "Hay una cruzada española contra Cataluña". "En España hay un norte que paga y un sur que vive del subsidio". "Desde la óptica de Andalucía y Extremadura, con el previo sentimiento atávico anticatalanista, el discurso ha provocado urticaria." Rodríguez Ibarra, presidente de Extremadura, no se calló: "Alguien tiene que parar los pies al chantaje de los nacionalistas." Me temo que no se ha hecho. Más le digo, su partido ya llega al 50% que usted predijo.

No sé si esos discursos de ERC de siempre son buenos o malos, insultantes o críticos; es cuestión subjetiva, pero de lo que no cabe duda es que son reaccionarios. Ningún ciudadano particular se podría permitir exigir la devolución de la cantidad integra de los impuestos que paga al Estado. Acusar al Estado de expolio fiscal no colaría. Pero ERC se lo puede permitir camuflando semejante petición reaccionaria en nombre de Cataluña. ¡Increíble!

Pero nada de lo que les he venido diciendo hasta aquí era el objeto del artículo. Sólo lo he expuesto para contextualizar que el mal no está sólo y en su mayor parte en el contenido reaccionario de la acusación por expolio fiscal, sino en la esquerralización de la vida catalana. La historia de las balanzas fiscales y el expolio fiscal, como los papeles de Salamanca, la gratuidad de las autopistas o la lengua común de Cataluña como lengua oficial única, son reivindicaciones sostenidas por ERC que han ido calando hasta convertirse en ejes centrales de la política catalana, incluido el PSC, que ya las ha hecho suyas con tal de gobernar.

¿Cuánto tardará el PSC en reivindicar el "Derecho a decidir"?

Antonio Robles

Libertaddigital (8.08.2008)

Sé el primero en comentar en «Esquerralización de la política catalana»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »