Sin embargo

Algo está fallando en el sistema penal...Ni mi carácter ni mi razón son proclives a la venganza. Uno de los aspectos que más me desagradan de los norteamericanos (aunque tienen otras cosas que envidio y aprecio, como su sentido de la meritocracia) es, precisamente, ese empecinado talante vengativo que les lleva a mantener la aberración de la pena de muerte. No creo en el ojo por ojo, y tampoco pienso que la seguridad de las sociedades dependa únicamente de una política represiva. Y, sin embargo…

Sin embargo, veo a los padres de Mari Luz, la niña de cinco años asesinada por un pederasta que no tenía que estar en la calle, pidiendo firmas para reclamar la cadena perpetua; y veo a la familia de Sandra Palo, aquella pobre muchacha violada y quemada viva, buscando apoyos para endurecer las penas de los menores. Veo a esas madres que, fulminadas por el rayo de la desgracia y convertidas en Clitemnestras febriles, recorren el mundo pidiendo justicia. Y veo a Eduardo Pallarés, que asesinó a su hijastra Pamela. Primero, en 2001, cuando la niña tenía 13 años, comenzó a mantener relaciones sexuales con ella. Hasta que la dejó embarazada. El 14 de marzo de 2006, estando Pamela de seis o siete meses, Eduardo clavó a su hijastra un objeto punzante en el pubis; luego la golpeó "con saña" en la cabeza; por último, le metió un pañuelo en la boca, la asfixió y arrojó su cuerpo a una alcantarilla. La semana pasada, la Audiencia Provincial condenó a Pallarés a 18 años. Si se porta bien, y muchos de los más perversos asesinos son disciplinados angelitos en prisión, saldrá a la calle en régimen abierto dentro de 12 años. La verdad, me parece muy poco para todo ese dolor y todo ese horror. Sí, tal vez el aumento de la represión no sea la única ni la mejor solución; pero algo habrá que hacer con un sistema penal que evidentemente está fallando.

Rosa Montero

El País (13.05.2008)

Sé el primero en comentar en «Sin embargo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »