Uno de cada cinco catalanes vive por debajo del umbral de la pobreza

PobrezaEse margen son 8.276 euros netos anuales, lo que significa que más de 1,3 millones de catalanes subsiste con menos dinero

Barcelona. (EUROPA PRESS).- Uno de cada cinco catalanes tiene unos ingresos inferiores al umbral de la pobreza, que el Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat) sitúa en 8.276 euros netos anuales, lo que significa que más de 1,3 millones de catalanes están en esa situación, según revela el estudio 'Más ricos…pero más pobres', que presentó hoy la secretaria de política institucional de UGT de Catalunya, Eva Granados.

[Noticia relacionada: El Govern recorta las ayudas a la pobreza de 51.000 a 8.000 usuarios

El sindicato lamentó que mientras el Producto Interior Bruto (PIB) catalán creció un 28,2% entre 2000 y 2006, la pobreza lo hizo un 16,4%. Granados afirmó que estos datos revelan que Catalunya "se está enriqueciendo, pero paradoxalmente cada día hay más personas pobres".

UGT asegura en su informe que Catalunya se encuentra ante un "problema estructural del sistema de bienestar y redistributivo catalán". Granados destacó que entre 2005 y 2006 Catalunya registró 152.000 personas más en situación de pobreza.

Añadió que las administraciones "no han sabido aprovechar" un momento de buenos datos macroeconómicos y advirtió que se está produciendo una "polarización" social, ya que cada vez hay más pobres y "los ricos son más ricos".

Para la secretaría de política institucional de UGT esto revela que el estado de bienestar "no está suficientemente desarrollado" y advirtió que son necesarios nuevos mecanismos para redistribuir la riqueza que se ha generado en los últimos años.

Las mujeres, las más vulnerables
El estudio revela que el colectivo más vulnerable de estar en riesgo de pobreza es el de las mujeres, especialmente las mayores de 65 años o aquellas que viven solas con hijos a cargo, además de los inmigrantes. Así, del 1,3 millones de catalanes en riesgo de pobreza, el 28,4% es gente mayor; el 20,8%, mujeres y el 31,1%, mujeres de más de 65 años.

El porcentaje de inmigrantes en esta situación es del 40,1%, las personas desocupadas suponen el 29,7%, los jubilados, el 25,61% y las familias monoparentales con un o más hijos dependientes, el 41,6%. Granados señaló que los datos demuestran que el hecho de cumplir años "es un riesgo" de pobreza y, "si eres mujer, este riesgo aumenta", puntualizó. "La figura de un pobre tiene sexo femenino", explicó.

El futuro
Según advirtió, UGT estará "alerta" ante el cambio de ciclo económico que se aventura "para que no continúe aumentando la pobreza". La secretaria de política institucional aseguró también que no permitirán que bajo una eventual decrecimiento del PIB se bajen las prestaciones.

Por contra, reclamó un aumento en el gasto en protección social y señaló que las prestaciones encaminadas a reducir la pobreza consiguen reducirla en un 14%, el resto sólo lo hacen en un 2%. Aseguró que tanto Catalunya como España aún no han alcanzado el modelo social de Europa, por lo que proponen que cada año el presupuesto social "aumente un punto".

Explicó que la negociación de un nuevo modelo de financiación para Catalunya tiene que tener en cuenta el aumento de población y de competencias gestionadas desde la Generalitat, así como las nuevas leyes sociales que se están aplicando. Solicitó "no más reformas fiscales".

Por otro lado, solicitó que el umbral de suficiencia de renta de la Ley de prestaciones económicas "esté al 100%" antes de 2010, fecha prevista, como consecuencia del aumento de la pobreza. Instó también a la Generalitat a que aplique el artículo 24 del Estatut que establece que las personas en situación de pobreza "tienen derecho a acceder a una renta digna garantizada de ciudadanía que les asegure los mínimos de una vida digna".

Granados destacó la situación económica de los jóvenes y, aunque advirtió de que el perfil de persona pobre no ha cambiado en los últimos años, en un futuro los pobres con dificultades económicas hoy pueden ser los mayores pobres del futuro. Por esta razón, reclamó que no existan salarios por debajo de los 1.000 euros y aseguró que las mejoras laborales pasan por aumentar los ingresos, ya que advirtió que la cotización de los jóvenes determinará sus pensiones en el futuro.

Aplicación de la ley de dependencia
Granados aseguró que tanto la Ley de la Autonomía Personal y la Dependencia como la de Servicios Sociales son "buenas", pero aseguró que es necesario aplicarlas en su totalidad. Así, solicitó que se establezca la cartera de servicios sociales "cuanto antes mejor", así como su dotación presupuestaria.

En cuanto a la ley de dependencia, lamentó la lentitud en su despliegue y aseguró que existe una "indefinición" en su distribución sobre qué administraciones pagan cada servicio, lo que está repercutiendo en los usuarios que deberían recibir las ayudas. "La Generalitat y las empresas que están gestionando estos centros deberían poner el hilo a la aguja para solucionar una situación indignante", declaró. Además, señaló que "no se está teniendo en cuenta la profesionalización" del sector y aseguró que ya nadie quiere trabajar en él porque las condiciones laborales son "infrahumanas".

La Vanguardia (11.04.2008)

Sé el primero en comentar en «Uno de cada cinco catalanes vive por debajo del umbral de la pobreza»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »