La economía verde echa raíces

BiodiversidadUn informe del Worldwatch Institute desvela que conservar la biodiversidad puede ser también un negocio

Antonio Cerrillo – Barcelona  – 28/02/2008

Los problemas ambientales condicionan el mundo de las empresas y obligan a reescribir las reglas de la economía. Las pérdida de especies naturales es continua desde 1970, mientras que el impacto del cambio climático obligará a invertir en su mitigación. Sin embargo, existen numerosos ejemplos de cómo la innovación puede dar paso a una economía ecológica. Los avances en este sentido los recoge el último informe sobre La situación en el mundo, del centro de estudios Worldwatch, presentado ayer en Barcelona (editado por Icària y el Centro Unesco). Reducir las emisiones de CO2 y el uso de energía, así como aprovechar las nuevas oportunidades de negocio incorporando las reglas de mercado en la búsqueda de soluciones son las constantes de los ejemplos citados.

La producción limpia y sin CO 2 Muchas empresas han empezado a asumir que deben producir con un impacto ambiental mínimo. La multinacional química DuPont ha recortado un 72% las emisiones de gases invernadero en el 2007 con relación a 1991. Su ejemplo lo siguen otras empresas, sobre todo para ahorrar energía y costos. De la misma manera, STMicroelectronics, un fabricante suizo de semiconductores, tiene como meta conseguir no emitir gases de efecto invernadero para el año 2010, y recurrirá a las fuentes limpias. Mientras tanto, General Electric ha anunciado que producirá bombillas leds de bajo consumo para las vitrinas refrigeradoras de los grandes mercados, pues son más duraderas, producen menos calor y no contienen mercurio.

El consumo verde está en alza. consumidor empieza a comprar productos más respetuosos con el medio ambiente. Las ventas de vehículos híbridos Toyota subieron de 18.000 unidades en 1998 a 321.500 en el 2006, y ahora ya se venden más de 1 millón de coches al año en todo el mundo. Asimismo, las ventas mundiales de alimentos ecológicos subieron un 43% entre el 2002 y 2005, y ya facturan por valor de 43.000 millones de dólares. Wal -Mart, el mayor almacén de ventas al por menor del mundo, ha anunciado que en los próximos 3-5 años certificará que todo el pescado que vende no procede de la sobrepesca de ninguno de los caladeros del mundo, cada vez más esquilmados. Tyson Foods no vende aves tratadas con antibióticos a tiendas y restaurantes desde 1997.

Multinacionales y renovables. Algunas de las grandes empresas han realizado importantes inversiones en fuentes de energía renovable: British Petroleum (eólica y fotovoltaica), General Electric (eólica), DuPont (biocarburantes), Mitshubishi (eólica), Royal Dutch Shel (eólica, hidrógeno y fotovoltaica), Sharp (fotovoltaica) y Siemens (eólica). Los últimos cinco últimos años, la fabricación de aerogeneradores ha crecido un 17% anual y la de las células fotovoltaicas el 46% anual. Los expertos reclaman normas de eficiencia energética más rigurosas en motores y transporte, aparatos electrodomésticos y edificación. Australia o China prevén eliminar poco a poco el uso de bombillas incandescentes y sustituirlas por bombillas fluorescentes, cuatro veces más eficientes.

La felicidad y los bolsillos. Más ingresos económicos no dan la felicidad. ¿Por qué no ganar menos, gastar 100 menos y dedicar más tiempo a nuestras familias y amigos? El movimiento a favor del decrecimiento, la reacción contra el consumismo desaforado o las iniciativas a favor de la sencillez ganan adeptos. China ha crecido 2,5 veces en diez años (1994 al 2005), pero los índices de felicidad cayeron un 15%. Y Japón creció cinco veces Año (de 1958 a 1987), pero la población dijo que era igual de feliz. "La nueva economía debe estudiar cómo satisfacer las necesidades de lo que la población quiere", declaró Gary Gardner, director-coordinador del informe.

Inversiones responsables. Las empresas que asumen su responsabilidad ambiental ganaron los dos últimos años en la bolsa un 25% más que la media, informó el banco Goldman Sachs. "Ser verde es más rentable", afirmó Gardner. Aumenta el número de fondos ambientales y de energía limpia. La inversión de capital riesgo en las tecnologías limpias aumentó un 78% en el 2006 (alcanzó los 2.900 millones de dólares). Internet se ha incorporado a la microfinanciación, destinada a fomentar los pequeños negocios desatendidos en los países pobres. El portal de internet Kiva. org pone en contacto prestamistas que invierten pequeñas sumas de dinero a naciones en desarrollo con una ONG de intermediaria.

Mercados de carbono. Un comercio nuevo es la compra venta de derechos de emisión de CO , en 2 el que participan ya las industrias europeas afectadas por el protocolo de Kioto. Comprar y vender esos cupos o derechos sobrantes anuales es una actividad en crecimiento. Las transacciones han pasado desde los 328 millones de toneladas de CO equivalente 2 en el 2005 a 1.131 millones de toneladas en el 2006. Y crecen las inversiones en desarrollo limpios en el tercer mundo para descontar gases en los inventarios propias de esas empresa.

 La Vanguardia (28.02.2008)

Sé el primero en comentar en «La economía verde echa raíces»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »