El Síndic de Greuges denuncia la lentitud y la burocracia administrativa

Rafael Ribó (Síndic de Greuges de Catalunya)El informe del 2007 exige medidas contra el exceso de ruido

Josep Playà Maset  – Barcelona

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, recibió en el año 2007 un total de 5.299 quejas y 16.399 consultas y realizó 96 actuaciones de oficio. En conjunto atendió a más de treinta mil personas y su informe final es un inventario detallado de los déficits y problemas del país. La falta de inversión en la red eléctrica y ferroviaria, la persistencia de los problemas de accesibilidad y movilidad de las personas con discapacidad o la falta de garantías en los procesos de repatriación de menores son algunos de los temas tratados, pero hay otros que destacan especialmente y que han merecido también la atención del Síndic.

Burocracia lenta. El Síndic señala, en el informe entregado ayer en el Parlament, unas evidencias que el ciudadano conoce desde hace años. El informe constata una excesiva lentitud de la Administración ante la vulneración de derechos, tanto por la falta de respuesta como por la falta de agilidad en atender las demandas. También indica que debería ponerse fin a las exigencias de documentos o certificados de los que ya dispone la Administración.

Retrasos en la ley de Dependencia. El informe lamenta la lentitud en la efectividad del nuevo sistema de protección y en el acceso de las personas con dependencia a los derechos reconocidos por la ley. Ante el hecho de que el número de personas con grado de dependencia más elevado supere las previsiones iniciales, recomienda habilitar los medios y recursos suficientes para atender las demandas de servicios y prestaciones.

Malos tratos en Can Brians. Han sido numerosas las denuncias por malos tratos o rigor innecesario en la aplicación de las normas del Centre Penitenciari Brians 1. Del análisis de las quejas, el Síndic deduce que no se trata de hechos puntuales sino de situaciones recurrentes derivadas de la actuación de funcionarios en servicios concretos en los que aplican "un rigor innecesario y un trato contrario a la dignidad de la persona". Estas conductas son denunciadas reiteradamente en los módulos residenciales III y IV, y en el departamento especial. Por esta razón, Rafael Ribó propone la instalación de cámaras de vigilancia en lugares donde no se atente contra el derecho a la privacidad del preso y dentro de los controles necesarios.

Déficit en la atención mental. Persisten las quejas motivadas por la imposibilidad de ingresar en plazas residenciales de mediana y larga estancia y por la denegación de los servicios de centros y pisos asistidos.

Ruidos excesivos. Las quejas por ruido en la calle no dejan de crecer año tras año, lo que indica que no se trata de un problema menor. Se refieren a las sirenas de los vehículos de emergencia (ambulancias, bomberos), a las molestias por tener que aguantar motores en marcha (taxis, autocares) pero también a la situación de las ferias de atracciones, los bailes populares y otros actos de fiestas mayores. El Síndic recomienda que la administración y los representantes de los barrios pacten fórmulas para molestar menos y concreten horarios de apertura y cierre.

Regular el acoso psicológico. Los convenios colectivos y los acuerdos de los funcionarios públicos deberían situar el fenómeno del acoso psicológico en el marco de la prevención de riesgos laborales. El Síndic considera que es necesaria una regulación clara y un protocolo de actuación.

La Vanguardia (19.02.2008)

Sé el primero en comentar en «El Síndic de Greuges denuncia la lentitud y la burocracia administrativa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Traducción »